El telar cínico

Marisa Grande
Recordad: se predica con el ejemplo, y ¡vivan las letras! (Autora: Marisa Grande)